Accès rapide :

Corea : se acabó mirar a través del espejo japonés

Etienne Rolland-Piègue - Séoul, République de Corée - 26 novembre 2014

Partager

Partager

Toutes les versions de cet article : [English] [Español] [français]

Sucede en Francia algo interesante entre los expertos en Corea. Empieza a nacer un interés por Corea en sí misma y no solo por ser un país vecino de Japón y China.

Un rodeo por Japón

No siempre ha sido así. Más allá del círculo reducido de estudiosos que se especializaban en coreanología (estudios coreanos), muchos observadores de otros ámbitos –economistas, diplomáticos, ejecutivos– a menudo descubrían Corea después de pasar primero por Japón. Su interés por los asuntos coreanos surgía como una consecuencia secundaria e involuntaria de su búsqueda por convertirse en expertos del Este asiático. Primero aprendían japonés, desarrollaban redes de contactos en Japón y pasaban largos periodos de tiempo en suelo japonés antes de empezar a interesarse por Corea. En el Ministerio francés de Asuntos Exteriores, que tiene una sección específica para los diplomáticos que se especializan en Oriente, los aspirantes que elegían las pruebas de japonés o de chino en el examen de entrada consideraban el coreano una asignatura menor. En Langues O’ (Institut national des langues et civilisations orientales), la principal escuela de idiomas para especialistas de Asia y otras regiones, los alumnos solían apuntarse a coreano como asignatura adicional mientras estudiaban otras lenguas asiáticas.

Este rodeo por Japón tenía sentido. Es mucho más fácil aprender coreano cuando ya se sabe japonés. Hay grandes parecidos entre ambas lenguas. Además, hay muchos más libros de texto y material de aprendizaje en japonés que en otros idiomas, como francés o inglés. Los sistemas de traducción automática como Google Translate funcionan bastante bien al traducir un texto coreano en japonés. Pero no intente usarlos para traducir de una lengua asiática al francés o al inglés, solo conseguirá un galimatías.

Guste o no, Japón y Corea tienen una larga historia en común. Ambas culturas tienen lazos históricos con la civilización china, la influencia doble del budismo y del confucianismo ha moldeado de forma notable su concepción del mundo. A menudo Japón se ha situado como receptor último de rasgos culturales procedentes de China que han transitado y han sido tamizados por Corea. Para los historiadores que estudian el periodo colonial coreano, de 1910 a 1945, es indispensable acceder a los archivos japoneses. Para el estudio de periodos anteriores de la historia de Corea así como para estudiar la Corea contemporánea, las publicaciones académicas de investigadores japoneses son una referencia muy útil, y los intelectuales coreanos suelen trabajar en estrecha colaboración con sus colegas japoneses. Incluso para un estudiante francés que se especialice en estudios coreanos, saber japonés es una ayuda.

Para los economistas también puede ser muy útil estudiar Corea a través de un prisma japonés. A menudo Corea se ha enfrentado a desafíos a los que ya se había enfrentado Japón una o dos décadas antes, aunque de una forma más comprimida y condensada por la velocidad del desarrollo de Corea.

Hoy en día, Japón y Corea son tan interdependientes económicamente que tiene sentido estudiar a ambos países juntos en un contexto regional. El auge de China como superpotencia económica crea a la vez retos y oportunidades tanto para Corea como para Japón.

El poder blando de Corea

Pero pasar por Japón no es siempre el camino más corto para llegar a Corea. Para empezar, a los coreanos no les gusta que los comparen sistemáticamente con los japoneses. Muchos investigadores occidentales especializados en japonés o en chino reprochan a menudo a los coreanos haber abandonado el uso de los hanja, los caracteres chinos comparables a los kanji utilizados en Japón o a los hanzi usados en China y Taiwán. « Las cosas serían mucho más sencillas si los coreanos hubiesen conservado sus caracteres chinos », dicen algunos. Pero los coreanos están muy orgullosos de su alfabeto nacional, el hangul, diseñado por el rey Sejong en el siglo XV y que, según los lingüistas, es uno de los sistemas de escritura más lógicos y fáciles de aprender del mundo.

Igualmente, en cuestiones económicas, la economía coreana tiene muchas características que no son fácilmente comparables con la japonesa, y ello tiene aún más sentido si se estudian ambas en comparación con otros países y regiones. Aunque Corea es miembro de la OCDE y, según las estadísticas de la OCDE, tiene un PIB de más de 30.000 dólares estadounidenses per capita en términos de paridad de poder adquisitivo, se suele relacionar el país con otros mercados emergentes como los BRICS o los « Próximos Once » identificados por Goldman Sachs. Por otra parte, Corea tiene algunos rasgos que la hacen más global que Japón. Según el Instituto del Banco Asiático de Desarrollo, los estudiantes coreanos se marchan más que los estudiantes japoneses al extranjero para completar sur estudios académicos. Mientras que la gestión japonesa parece estar pasada de moda, los grupos empresariales coreanos han adoptado técnicas globales de gestión y los profesores coreanos son más numerosos que sus colegas japoneses en las mejores escuelas de negocios de Europa, Estados Unidos o Australia. Los ejecutivos occidentales que viven en Corea tienen que adaptarse a un ritmo más veloz, ya que la situación puede girar muy rápidamente a favor o en contra.

Las cosas están cambiando rápidamente. Corea atrae hoy a gente por sí misma, y ya no como parada de camino a o desde Japón o China. Movidos por el gusto mundial por el K-pop, el cine coreano y otros éxitos culturales de la Ola coreana, nuevas generaciones de estudiantes empiezan a estudiar coreano desde una edad temprana, y algunos se especializan en estudios coreanos sin aprender ningún otro idioma asiático. Cada vez más jóvenes acuden a Corea para vivir de primera mano el modo de vida coreano, para estudiar en universidades asociadas o para encontrar su primer trabajo. Corea proyecta una imagen distinta de Asia, una para la que no hace falta mirar a través del espejo japonés.

Partager

Partager

1543 vues


Mot-clé :

Publier un commentaire

modération a priori

Ce forum est modéré a priori : votre contribution n’apparaîtra qu’après avoir été validée par un administrateur du site.

Qui êtes-vous ?
Votre message


MENTIONS LÉGALES & INFOS PRATIQUES

Tous droits réservés - Ministère des Affaires étrangères et du Développement international - 2017