Accès rapide :

De la gestión a la política. Y viceversa.

Erik Colombeau - Vienne, Autriche - 20 mars 2014

Partager

Partager

Toutes les versions de cet article : [English] [Español] [français]

“Nos parece que las actividades relacionadas con la gestión ya no tienen secretos para usted. No estaría mal que pasara ahora a la política”. Esta llamada telefónica de la Dirección de Recursos Humanos me dejó pensativo.

Primeros pinitos en las embajadas

Ingresé al ministerio como agente de categoría B y tras dos experiencias como jefe del Servicio Administrativo y Financiero (SAF) me promovieron a la categoría A. Primero, estuve en Tokio y, luego en Ottawa. Fue en los años 2000, es decir, en la gran época. La de la reflexión, seguida de la implementación de divisiones de gestión centralizadas encargadas de asuntos administrativos y financieros, de los recursos humanos y de las cuestiones inmobiliarias en las embajadas y los consulados. También fue la época del gran laberinto semántico, en el que una sigla o un acrónimo se reemplazaban por otro conforme pasaban los años :
Por ejemplo, la transformación de SAF en SAFU, cuando se añadió una U al final de SAF para calificarlo de “unificado” (o de “único” - confieso que nunca he sabido cuál es la denominación correcta…).
Más tarde, el “AFU” desaparece y es reemplazado por “CG” para obtener así la forma más consumada, hasta el día de hoy, de su denominación (es decir, “SCG” que significa Servicio Común de Gestión), en espera de que “Secretaría General” se abra camino.

De vuelta a la Central

Durante todos esos años, participé en esos cambios, preparé presupuestos, pagué facturas, organicé entrevistas de contratación, escribí “notas verbales” para las autoridades locales, visité edificios para trasladar oficinas… En pocas palabras, tenía unos treinta años al marcharme y regresé casi con cuarenta ; y al volver al ministerio en París (que en la jerga interna llamamos “la Central”), como un navegante que vuelve a tierra firme, pedí lógicamente que me incorporaran a la Dirección de Asuntos Financieros y a la Dirección de Recursos Humanos, pensando que podría aportarles mi humilde y eventual plusvalía.

Aprovechando mi silencio pensativo, la persona de la Dirección de Recursos Humanos seguía hablando al teléfono : “Hay un cargo de redactor vacante en la Dirección Geográfica que pienso asignarle. Redactor Bosnia-Herzegovina. Tenemos confianza en su polivalencia.”

Así llegué a la dirección de Europa Continental (EUC), a la subdirección (actualmente misión) de Europa Balcánica, para ocupar el cargo de “redactor Bosnia-Herzegovina y Cooperación regional”. Sin transición, paso a un mundo totalmente diferente. En primer lugar, el entorno : los largos pasillos del Quai d’Orsay, el parqué de la primera planta que cruje pese a la suavidad de los pasos sobre la raída alfombra (que ya cambiaron desde entonces), cierta forma de standing en la manera de vestir, cierta manera de ser que no parece dejar lugar al más mínimo desenfado, por lo menos aparentemente (ya me daré cuenta más tarde). En segundo lugar, la materia : “Hay un COWEB la próxima semana, tienes que ver con nuestro RP, la DUE RELEX y ASD para el proyecto de conclusiones”. (Nota para mí mismo : tengo que rehacer mi diccionario de siglas y acrónimos). “¿Quién es el Presidente actualmente en ejercicio en Bosnia ? ¿Es bosnio-croata, bosnio-serbio o bosnio ?” (Nueva nota para mí mismo : más vale que repase la información sobre todos los partidos y las personalidades bosnias, si quiero enterarme de algo.). “Hay un PIC en Sarajevo. Sería bueno que acompañe al Director y que prepare el expediente.” (In petto : prever una maleta de emergencia en mi oficina en caso de viaje intempestivo) –.” Acaba de llegar una nota de pedido solicitando una entrevista del ministro con su homólogo alemán durante la cual también se hablará de Bosnia. Me olvidaba : ¡es para ya !” (Memorando : cambiar mi percepción del tiempo, ya significa ayer).

Nuevos amigos

No niego que los seis primeros meses fueron un infierno. Mi vida de antes me parecía muy lejana. Mi pequeña LF, mis ETC, mis cuentas PGDC exponenciales, mis ejes Prisme a 360°, mi Comité de Higiene y Seguridad, me hacían terriblemente falta. Eran en cierta forma amigos “concretos”. Sí, la mayoría de mis nuevos amigos eran ahora “inmateriales”. Pero el tiempo y la experiencia hicieron su trabajo. Me fui acostumbrando progresivamente. E incluso terminé sintiendo placer algunas veces. Las misiones regulares en Sarajevo me dejaron recuerdos imborrables, conocer nuevos colegas me permitió entablar amistades duraderas (y peso bien estas dos palabras). Y el sólo hecho de poder citar, así no más, a quemarropa, el nombre del ministro bosnio de Seguridad de la época despertaba una admiración real en las cenas mundanas (es decir, durante las cenas con mis hijos por la noche).

Sobre todo, había cobrado conciencia de que en el ministerio existen dos grandes mundos, la gestión y la política, que se frecuentan todos los días pero sin conocerse bien forzosamente (tres, en realidad, si añadimos el mundo consular). Pero, sobre todo, había cobrado conciencia de que ninguno de esos mundos podía evolucionar (bien) sin la ayuda del otro.

Hoy, me he reencontrado con mis amigos “concretos” en Viena. Como todo el mundo (y yo el primero), algunos han cambiado. Aquí, el SCG lleva a las mil maravillas su calificativo de “común”. Todos estábamos contentos con el reencuentro y les pedí disculpas citando a la cantante Bárbara “Oui je vous fus infidèle, mais je revenais quand même, ma plus belle histoire d’amour, c’est vous” (no hay quien resista).

Ahora, la ironía es que son mis amigos “inmateriales” los que me hacen falta… Se suele decir que a fuerza de cambiar de país cada tres o cuatro años, en ningún lugar nos sentimos en casa. O que nos sentimos en casa en todas partes, depende. Y esto es doblemente verdad cuando cambiamos de trabajo al mismo tiempo.

Partager

Partager

430 vues


Publier un commentaire

modération a priori

Ce forum est modéré a priori : votre contribution n’apparaîtra qu’après avoir été validée par un administrateur du site.

Qui êtes-vous ?
Votre message


MENTIONS LÉGALES & INFOS PRATIQUES

Tous droits réservés - Ministère des Affaires étrangères et du Développement international - 2017