Accès rapide :

« Género y desarrollo » : en el Sur (también), la mujer es el futuro del hombre

Anne-Marie Descôtes - Quai d’Orsay, Paris, France - 17 mars 2014

Partager

Partager

Toutes les versions de cet article : [English] [Español] [français]

En torno a la cuestión del género y del desarrollo se concentran retos esenciales para la condición de las mujeres en los países del Sur. He tenido ocasión de darme cuenta de ello desde mi llegada a la Dirección General de Mundialización y, en particular, durante la jornada de reflexión organizada sobre el tema en la OCDE, el pasado 21 de enero.

Estos retos son bien conocidos : lucha por la igualdad entre mujeres y hombres, cumplimiento efectivo de los derechos en materia de salud sexual y reproductiva, erradicación de todas las formas de violencia… Desde las grandes conferencias de las Naciones Unidas en los años 1990, El Cairo en 1994 y Pekín en 1995, se ha producido una toma de conciencia colectiva a nivel internacional, pero la situación sigue siendo muy preocupante en muchos países. Y en todos los ámbitos : esfera política, mercado laboral, educación, salud, sexualidad, maternidad... La desigualdad es especialmente escandalosa en lo que respecta al acceso a la educación : hoy en día, 33 millones de niñas permanecen sin escolarizar. Este dato es aún más preocupante en la medida en que el ascenso del conservadurismo amenaza con poner en peligro los frágiles logros que se han registrado.

Pero hay algo más. Lo que seguimos olvidando demasiado a menudo es que las cuestiones de género suponen retos importantes para el desarrollo de los países del Sur en su conjunto. Si bien las mujeres no se benefician siempre de los frutos del desarrollo, a la inversa las discriminaciones contra las mujeres son de por sí frenos al desarrollo.

¿Sabemos, por ejemplo, que si las mujeres tuvieran igual acceso a los recursos productivos, producirían entre un 20% y 30% más, lo suficiente para salvar del hambre entre 100 y 150 millones de personas ? ¿Sabemos que un año más de educación primaria aumenta los ingresos futuros de las niñas en un 10% a 20% ? Una joven que va a la escuela se casa más tarde, tiene menos hijos, los cuales tienen mejor salud y, a su vez, reciben una mejor educación. Garantizar la escolarización de las niñas y su mantenimiento en la escuela significa impulsar un círculo virtuoso de mayor progreso social.

Por consiguiente, los retos no deben abordarse sólo desde una perspectiva de derechos, sino también de eficacia. De hecho, es uno de los puntos de la estrategia que hemos adoptado hace algunos meses.

Volver a colocar la cuestión del género en el centro del desarrollo es por lo tanto un verdadero desafío, y sobretodo un trabajo de largo aliento, que pertenece a la cultura del cambio y requiere la movilización de todos. En el ministerio de Asuntos Exteriores trabajamos en ello, ya que la agenda internacional de los próximos dos años viene muy cargada de cuestiones de igualdad entre mujeres y hombres, especialmente con el 20º aniversario de las dos conferencias del Cairo y de Pekín.
Seguramente tendré ocasión de volver a hablar de ello.

En savoir plus

Partager

Partager

318 vues


Mots-clés :

Publier un commentaire

modération a priori

Ce forum est modéré a priori : votre contribution n’apparaîtra qu’après avoir été validée par un administrateur du site.

Qui êtes-vous ?
Votre message


MENTIONS LÉGALES & INFOS PRATIQUES

Tous droits réservés - Ministère des Affaires étrangères et du Développement international - 2017