Accès rapide :

Suplemento al viaje al Quai d Orsay

Isabel Hénin - Quai d’Orsay, Paris, France - 24 février 2015

Partager

Partager

Toutes les versions de cet article : [English] [Español] [français]

Llevo tres días en mi puesto actual en el Quai d Orsay, y ya me han enviado al extranjero, a Viena, donde digo ante un auditorio internacional : « Francia apoya la iniciativa alemana... » ¿Qué ha pasado ? ¿Cómo he podido llegar yo, una diplomática alemana, a una delegación francesa en una conferencia internacional ?

Volvamos la vista atrás : hace 29 años, en 1986, los ministros de Asuntos Exteriores de Francia y Alemania, Dumas y Genscher, lanzaron un programa de intercambio de diplomáticos entre ambos países para reforzar la cooperación franco-alemana, también en la diplomacia cotidiana. Fue una iniciativa visionaria y un símbolo fuerte de la confianza mutua entre ambos países. Desde entonces, los diplomáticos y otros funcionarios de intercambio se instalan en los distintos ministerios participantes, se integran completamente en la organización del trabajo y participan plenamente en el proceso de orientación política.

Volvamos pues a mi tercer día en el « Departamento », como se llama al Ministerio de Asuntos Exteriores en París. Después de mi intervención en Viena vinieron varios diplomáticos a hacerme preguntas sobre la posición francesa, sorprendidos porque no tenía acento francés en inglés, o incluso en alemán. Mi explicación, tras tres días trabajando ahí, suscitó reacciones diversas. A algunos los extrañó, les parecía inconcebible que un diplomático de otro país hablara en su lugar. Otros asentían con la cabeza. « Ya, claro, el dúo franco-alemán. ¿Qué tal está la Sra. Merkel ? »
Después de tres meses de experiencia, puedo confirmar que la práctica está a la altura de la teoría. Me han acogido con los brazos abiertos y estoy plenamente integrada en la Dirección de Naciones Unidas, me muevo con más aplomo no solo por los pasillos del Quai d Orsay sin perderme (intentando que alguien dé el visto bueno a las instrucciones para Nueva York o Viena) sino también por el mundo complejo de la ONU, de los PP y OP, incluido su lenguaje : « Bajo el control de xy, sería conveniente, antes de la negociación sobre la resolución yz, que se reuniera con los miembros afines del Consejo de Seguridad para conseguir su apoyo sobre los puntos xyz... ».

Obviamente, no puedo evitar comparar las posiciones de ambos países, los métodos de negociación y la organización del trabajo a diario. Obviamente, algunos aspectos me siguen sorprendiendo (desde el chaqué de los ujieres del ministerio, pasando por lo flexible que es un último plazo hasta la cola delante del despacho del subdirector para que dé el visto bueno a las notas). Otros aspectos me tranquilizan... Porque a pesar de existir grandes diferencias, hay muchos puntos en común.
Mis compañeros, mis amigos y mi familia me preguntan qué parte de realidad hay en la película Crónicas diplomáticas, que se ha convertido en un clásico en el Auswärtiges Amt. He de decir que hay algo de verdad..

El título hace referencia al libro del exembajador de Francia ante las Naciones Unidas, Alain Dejammet, Supplément au voyage en Onusie

Partager

Partager

359 vues


Mots-clés :

Publier un commentaire

modération a priori

Ce forum est modéré a priori : votre contribution n’apparaîtra qu’après avoir été validée par un administrateur du site.

Qui êtes-vous ?
Votre message


MENTIONS LÉGALES & INFOS PRATIQUES

Tous droits réservés - Ministère des Affaires étrangères et du Développement international - 2017