Acceso rápido:

Una 70ª parte de la diplomacia económica

Antoine Starcky - 25 de junio de 2014

Compartir

Compartir

Todas las versiones de este artículo: [English] [Español] [français]

«La Dirección de Empresas solo cuenta con 70 agentes: cada uno de vosotros representa una 70ª parte de nuestro «cerebro» colectivo. ¡Y necesitamos todas nuestras neuronas!».

La clausura por parte del director, @MaireJacques, del seminario organizado para intercambiar ideas sobre nuestro primer año de vida da una idea del amplísimo campo de acción que abarca la gran caja de herramientas que es nuestra dirección. Desde la participación en grupos del G20 –como el grupo «anticorrupción»–, a la cooperación en cuestiones de I+D+i, pasando por el seguimiento de los modos seguros de financiación de empresas en el extranjero o por el apoyo a las exportaciones de turbinas de energía de las corrientes marinas, todo lo que hacemos está enfocado hacia una «diplomacia económica para y con las empresas».

El arte de pasar de una cosa a otra lo más rápido posible

No hay dos días iguales en la Dirección de Empresas. Hoy, por ejemplo, después de una reunión preparatoria con pymes de cara al próximo viaje al extranjero del Presidente de la República, en el que participará nuestro director, hay que completar el expediente del viaje de nuestro subdirector a la reunión de coordinación de los embajadores y de sus jefes de los servicios económicos de África Oriental antes de que se marche al Consejo de Administración de la Agencia Francesa para las Inversiones Internacionales (AFII)… en 45 minutos.

Después, habrá que consultar al portavoz adjunto y al secretario general de los Encuentros Quai d’Orsay-Entreprises para que den el visto bueno al comunicado de prensa que anuncia este encuentro anual con varios cientos de empresas en el Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional.

Al salir, me cruzo con el redactor encargado del sector agroalimentario. Gracias a nuestra red diplomática, está poniendo en marcha una campaña de promoción de las panaderías Paul en Escandinavia, porque «cada nueva panadería Paul abierta genera 300.000 € de ingresos adicionales en Francia».

Después de mandar un telegrama diplomático, me subo a un Vélib’ para poder llegar a tiempo a una reunión en el Medef con empresarios y con nuestro embajador en Japón.

Una misión con muchas facetas

La diversidad de nuestras misiones nos obliga a ponernos distintos trajes de faena. Por ejemplo, mi compañero Jean-Sébastien, que hace un año se ocupaba de la financiación de créditos a la exportación, hoy se encarga… del apoyo a los sectores del turismo y del deporte. De hecho, acaba de salir de una reunión con la directora internacional de las Galeries Lafayette para mejorar el trato a los turistas extranjeros.
Sin embargo, todas estas misiones tienen un punto en común: contribuir a defender mejor los intereses económicos franceses en el mundo.

¿Se puede decir que cada uno de nosotros representa una 70ª parte de la diplomacia económica? No exactamente: la diplomacia económica también es obra de las embajadas, que ponen en marcha sobre el terreno las acciones impulsadas por la administración central en Francia. Así que contribuyen a ella miles de compañeros a diario, desde todos los rincones del mundo.

Eso sí, es casi seguro que cada uno de nosotros representa una 70ª parte del café consumido, de los telegramas enviados y de las cadenas de bici rotas en la Dirección de Empresas.

Compartir

Compartir

657 vistas


Comentar

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje


MENCIONES LEGALES & INFORMACIONES PRATICAS

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2019