الوصول السريع :

El voluntario internacional en empresa (VIE), un aventurero de la exportación

شارك

شارك

كل اصدارات هذا المقال: [English] [Español] [français]

A mi juicio, el voluntariado internacional en empresa (VIE) es un paso inevitable para los oficios relacionados con la exportación. Será una experiencia que valorice el futuro empleador y dará al candidato confianza en su capacidad de adaptación a entornos muy distintos de la sociedad francesa.

Las empresas conocen bien hoy en día la figura del VIE, incluso las más pequeñas. De hecho, para estas últimas existen fórmulas a tiempo partido en las que el voluntario puede trabajar para dos o tres empresas de tamaño parecido: es una fórmula bastante extendida en regiones en las que el tejido económico cuenta con muchas pymes.

Desde el punto de vista de los voluntarios que se quieren marchar, el objetivo anunciado de 10.000 VIE para 2017 en todos los sectores permitiría responder a las expectativas de numerosos jóvenes que no encuentran una plaza VIE.

Para las empresas, el VIE es una auténtica contratación.

Puede haber algunos obstáculos que reducen el número de candidatos potenciales para una oferta, como la lengua del país elegido o los requisitos del país receptor (por ejemplo, China exige que el voluntario haya trabajado al menos dos años en Francia antes de poder trabajar en su territorio). En efecto, los países son muy exigentes con estos nuevos entrantes que, al fin y al cabo, sustituyen a sus propios solicitantes de empleo. Por lo tanto, es necesario demostrar un auténtico «valor añadido» para el desarrollo de la economía del país receptor, y no solo para la empresa francesa...

Para mí es importante entender que las pymes y las empresas de mediana capitalización van a buscar este tipo de perfil para «explorar» un mercado, para «crear» un negocio una vez han identificado claramente el potencial para su actividad. Así, una experiencia de voluntariado internacional en empresa puede ser un recorrido lleno de obstáculos, a veces frustrante pero a la vez totalmente emancipadora: se necesitan auténticos aventureros para la exportación.

Para los candidatos a aventureros, una experiencia extraordinaria y una puerta abierta al mundo

Pero sobre todo, esta experiencia de expatriación de los voluntarios es muy enriquecedora y, a mi juicio, imprescindible para ejercer una profesión en el sector de la exportación: la adaptación a una cultura, a un modo de vida distinto constituirán la base de una personalidad fuera de lo común que pueda negociar o tratar con las culturas del mundo entero.

Y no olvidemos que son muchos los VIE que, al finalizar sus 24 meses, deciden instalarse definitivamente en el país que han descubierto, ya para trabajar en una empresa local, ya para una filial francesa, ya para crear su propia empresa.

شارك

شارك

853 عدد المشاهدات


انشر تعليقا

مراقبة استباقية

هذا المنتدى مراقب استباقياً: لن تظهر مشاركتك إلا بعد التصديق عليها من قبل أحد المدراء.

من أنتم؟
مشاركتك


شروط الاستخدام ومعلومات عملية

جميع الحقوق محفوظة - وزارة الشؤون الخارجية والتنمية الدولية - 2019